Siempre Paula

Estaban las tres en el sala de estar de la casa de Enriqueta. Un silencio expectante flotaba entre las muchachas, reunidas en torno a la mesa camilla. La madre de Enri, se asomó a la puerta: “¿Queréis algo más, chicas?”. Las tres contestaron que no, pero, aún así, la señora…