Hagamos un pacto

Hagamos un pacto:
tú no me reprochas mi acero inoxidable
yo no te echo en cara tu exceso de dulzura.
Cerremos un trato:
yo no ataco tus defensas, tú relajas tu postura.
Probemos otra cosa:
nadie juzga, nadie opina, nadie remata esta frase.
Acepta el compromiso:
nos miramos, nos besamos y que pase lo que pase.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s