El regreso

Rex llevaba ya tres días en casa. Había comido mucho y dormido hora tras hora, pero se negaba a beber. No importaba lo que intentáramos. El perro reaccionaba igual que un poseído frente al agua bendita. Pero estábamos felices. El fiel compañero, nuestro querido Rex, uno más de la familia…